Dr. Humberto Reyes, escritor: “Escribir me produce una enorme e intensa emoción”

Dr. Humberto Reyes, escritor: “Escribir me produce una enorme e intensa emoción”

Sus pacientes, alumnos, colegas y la experiencia que le han dejado sus viajes han sido su mayor fuente de inspiración para plasmar en el papel diversos testimonios de vida.  

Por Myriam Fernández

Fotos Roberto de la Fuente

 

Durante su larga trayectoria como médico internista, gastroenterólogo y formador de diversas generaciones de profesionales, el Dr. Humberto Reyes, presidente de la Academia Chilena de Medicina, ha tenido el privilegio de conocer y ser espectador de primera línea de un sinfín de emociones que ha palpado y recogido como parte de su experiencia y contacto con  decenas de personas con las que se ha relacionado durante su camino.

Sin duda, este cúmulo de vivencias ha sido su mayor fuente de inspiración para dar vida y protagonismo a sus personajes a través de la escritura no médica, su segunda pasión después de la medicina.

El arte de escribir le permitió incursionar por primera vez en la literatura de ficción con la novela “El juego de las circunstancias”, publicada en 2012, y recientemente con su libro “El espectro de la Villa Serbelloni y otros cuentos”. Este último basado en personajes y hechos reales con los debidos cambios para reducir al máximo la posibilidad de que las personas que participan en los relatos puedan ser reconocidas por su propio ambiente. Y es ahí donde entra el espíritu crítico y aventurero de su coautor Gastón Fox, un zorro que cuenta cuentos.

“Este personaje mítico nació de mis obligaciones como abuelo de entretener a mis nietos, particularmente a mi nieta mayor. Los cuentos habituales que conocía de mi época me aburrían eternamente contarlos una y otra vez. Entonces decidí hacerle cambios radicales y todos eran de este pícaro zorro Gastón. A él atribuyo los cambios que después se producen en los demás relatos para convertirlos en reales”.

El Dr. Humberto Reyes confiesa disfrutar enormemente con la mayoría de los escritores contemporáneos, como Kazuo Ishiguro, Emmanuel Carrère y Somerset Maugham, y los clásicos como Agatha Christie.

Pasión por la escritura

El espectro de la Villa Serbelloni y otros cuentos

Su afición por la escritura viene de la infancia, la que fue creciendo y puliendo con los años mientras cursaba sus humanidades, preocupado de estimular la creación de revistas estudiantiles en su colegio. Luego en la universidad estando en la Escuela de Medicina, donde sus obligaciones e interés por el estudio les impidieron dedicarse a escribir artículos ajenos a su profesión, pero sí creció su inquietud por ser editor de revista médica y escribir artículos de investigación, al mismo tiempo que adscribió al grupo de editores de la Revista Médica de Chile donde permaneció 41 años, 20 de ellos como editor jefe.

En tal calidad, tuvo especial preocupación por el perfeccionamiento de los  manuscritos realizados por autores chilenos para que se respetaran al máximo las reglas de sintaxis y calidad de la escritura en idioma español, así como la calidad de las traducciones al idioma inglés. Impulsó además iniciativas para incorporar a la Revista Médica de Chile a un sistema digital, lo que le valió el reconocimiento para que fueran seleccionados para integrarse al selecto grupo de 15 miembros que constituyen el Comité Internacional de Editores de Revistas Médicas (International Committee of Medical Journal Editors (ICMJE).

Fuente de inspiración

En los últimos 8 años, el Dr. Reyes se ha dedicado de lleno a la creación de artículos literarios. Cerró su consulta privada y dejó de participar en la asistencia clínica en el Hospital del Salvador, continuando sí en la docencia de Post-título con los becados de Medicina Interna en el capítulo de su expertiz: hígado y vías biliares, hasta hace un par de años, cuando fue nombrado presidente de la Academia Chilena de Medicina.

“Evidentemente que mi rol profesional ha sido muy importante, porque de mis actividades es de donde obtengo mi inspiración para el relato”, afirma, al precisar que su iluminación viene de varios factores. “Primero, mi conocimiento de personas y de las circunstancias en que éstas viven. La conversación con los pacientes me ha permitido recoger experiencias muy importantes sobre los seres humanos, sus pasiones, sus limitaciones, sus dolores, sus inquietudes, sus esperanzas”.

Segundo, agrega, su carrera profesional que ha sido multifacética, y un tercer aspecto que influyó en su escritura no médica han sido los viajes. Ha tenido la oportunidad de viajar a distintas partes del mundo: las Américas, Europa, Asia, Oceanía, una beca de investigación en Nueva York que duró  poco más de 2 años, y visitas a centros de investigación en Estados Unidos, Ciudad del Cabo, Estocolmo e Italia, entre otros.

“Los viajes me han enseñado cómo los seres humanos en todas partes del mundo tienen los mismos anhelos, las mismas situaciones especiales de roces entre ellos, de dificultades en sus propias familias, tal vez por el tiempo excesivo que les dedican a sus trabajos y eso me ha ayudado también a mí a cuidar mucho a mi propia familia que ha sido el sostén de todos estos años”.

Emociones

“Enorme e intensa emoción” es el sentimiento que el Dr. Reyes experimenta al escribir y palpar en el papel las experiencias de sus protagonistas.

“Escribir literatura no medica -comenta- tiene diferencias trascendentales con escribir literatura científica. En la literatura científica tanto médica como no medica se debe ser preciso y conciso y eso lo hace tremendamente monótono, aburridor”.

En cambio, añade, en la literatura no científica, “el escritor tiene que entretener, cautivar al lector y para eso tiene que utilizar todos los recursos que le da el idioma en el cual escribe, pero tiene que vigilar mucho la calidad de la sintaxis, de modo -por ejemplo- que las conversaciones que redacta tiene que hacerlo como realmente son en la práctica: con divagaciones, frases cortas y no discursos, porque ello no ocurre en la vida real. Tiene que ajustarse a la realidad humana y para eso tiene que tener críticos que a medida que usted va redactando le dicen si va por buen camino o tiene que hacer modificaciones”.

En esta última tarea lo ha guiado su mentor literario, Mauricio Electorat, “un crítico acerbo, muy duro, muy difícil de rebatir” como lo describe el Dr. Reyes. “Ha sido muy útil porque de otra manera mis escritos no habrían pasado ningún filtro de calidad”.

Arte y Medicina

El rol terapéutico que tiene el arte se vincula estrechamente con la medicina y el interés que algunas de sus expresiones despiertan en los médicos.

“La medicina es una profesión implacable. El médico no tiene tiempo para nada que no sea la medicina, a veces ni siquiera para dedicarse como debiera a su familia. Se entrega por completo a su profesión. Sin embargo,  todos tenemos alguna inquietud por algo, ya sea música, pintura, arte en general. Y eso es ancestral. Hay médicos que luego se dedicaron a la literatura y llegaron al pináculo como el caso de Chejov y Rabelais, entre otros, quienes han declarado en sus escritos que no habrían podido escribir lo que escribieron si no hubieran sido médicos porque su experiencia como tal es la que los guió”.

Próxima novela

Actualmente prepara su próximo libro, esta vez autobiográfico, y quizás el más difícil de llevar al papel porque día a día se sigue escribiendo.

“Tiene toda la razón. Tengo escrita en etapas finales de modificación una autobiografía que se limita a mi actividad profesional. Parte con la infancia, donde me crié, cuáles fueron las circunstancias que fueron modelando mi vida, qué fue lo que me estimuló estudiar medicina y quiénes influyeron. Relato toda mi carrera profesional multifacética, como médico clínico, como investigador científico, como jefe de servicios importantes de medicina interna en nuestro país, como profesor en la Facultad de Medicina, como editor de la Revista Médica, mis viajes, etc. Quedan fuera de los detalles del relato lo que ha sido muy importante que es el apoyo, la comprensión y la paciencia de una esposa increíblemente estimulante con la cual tengo el privilegio de llevar 56 años de matrimonio más 2 hijos maravillosos -ambos ingenieros- y 7 nietos encantadores, que son los que han sufrido con mis ausencias”.

Trayectoria

El Dr. Reyes estudió en la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, posteriormente fue residente en Medicina Interna en el Servicio de Medicina del Hospital Salvador, dirigido por uno de los profesionales más destacados de la historia de la salud en nuestro país, el Dr. Hernán Alessandri, egresando como especialista en 1963. Se especializó en Gastroenterología y en investigación clínica en los Estados Unidos. Su carrera como médico internista y gastroenterólogo la desarrolló en el Servicio de Medicina del Hospital del Salvador, donde llegó a ser Jefe de Servicio. Simultáneamente desarrolló su actividad académica en la Universidad de Chile donde alcanzó la jerarquía de Profesor Titular de Medicina y Profesor Emérito. Ha recibido numerosos premios durante su trayectoria académica y en investigación, entre ellos el Premio Academia Chilena de Medicina, por excelencia en la investigación científica, y la Medalla A la Excelencia Académica,  otorgada por la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.

 

Categorías: Tiempo libre