El Valle Sagrado: EN LA BÚSQUEDA DEL CORAZÓN INCAICO

El Valle Sagrado: EN LA BÚSQUEDA DEL CORAZÓN INCAICO

Sitios arqueológicos, pueblos  donde el tiempo se ha detenido, ríos sagrados y toda la herencia y grandiosidad que la cultura inca heredó a este lado del mundo, son sólo algunos de los atractivos, que ofrece  la tierra más fértil del país andino y mayor fuente de alimentos del imperio.

Por Macarena Retamal

Fue en Ollantaytambo donde el Manco Inca Yupanqui, líder de la resistencia Inca, se trasladó para defenderse de la arremetida española que se encontraba en el Cusco, hoy convertido en uno de los  sitios  arqueológicos más relevantes de la cultura precolombina,  está a la mano de los turistas que quieran conocer y palpar la que fue una de las civilizaciones más desarrolladas de América. Este es sólo uno de los tesoros del Valle Sagrado, el corazón del Imperio.

Ubicado a 35 km del Cusco se encuentra el verdadero tesoro de los Incas, el Valle Sagrado, un territorio rodeado de montañas, ríos, una arquitectura única y pueblos donde parece que el tiempo se hubiera detenido.

Si bien Machu Piccu es sin duda el destino preferido de los más de 3 millones de turistas que visitaron Perú el año pasado, no son pocos los que ya han descubierto este destino único en su tipo.

Con más de 3000 años de antigüedad, esta zona sigue siendo historia viva, la de los Incas, la civilización más importante de Sudamérica y que se caracterizó por su increíble red de caminos que comunicaba eficientemente los cuatro suyos que formaban el Tihuantisuyo, además de su arquitectura en bloques de piedra, que ha podido sortear en algunos casos el paso del tiempo y los desastres naturales. Se destacaron también como grandes agricultores, con su sistema de terrazas supieron aprovechar las intrincadas mesetas andinas y lograr cultivar una serie de insumos, siendo el maíz la base de su alimentación.

Y fue el Valle Sagrado justamente el mayor proveedor de granos del imperio, de aquí su nombre, puesto que su ubicación geográfica, sus condiciones climáticas y el trabajo incansable de los pueblos que la habitaban lo transformaron en la tierra más fértil de la última de las grandes civilizaciones precolombinas.

EXPLORA-VALLE SAGRADO; EL LUJO DE LO ESCENCIAL

Ubicado en una antigua  plantación de maíz a orillas del pueblo de Urquillos  el hotel fue diseñado por el arquitecto chileno Germán del Sol, su objetivo es que los huéspedes puedan ser parte del paisaje, la idea es mejorar y expandir el exterior, en vez de aislar a los invitados. Incluso durante su proceso de diseño y  construcción se revelaron numerosos vestigios incas y coloniales por lo que se tuvo que cambiar en varias ocasiones su diseño. Un ejemplo de ello es la Casa de Baños Pumacahua, una antigua casona colonial del S XVIII, restaurada, que hoy es el Spa y cuenta con piscina temperada, jacuzzi al aire libre, baños de vapor y sauna.

El hotel tiene una nave central en triple altura donde se ubican los espacios comunes; lobby,  bar, comedo

r y una tienda. Sus 44 habitaciones estándar y 6 suites tienen  vistas a las plantaciones de maíz y a las montañas. La infraestructura cumple con los estándares de lujo, comodidad y sustentabilidad que caracterizan a Explora, utilizando maderas nobles en sus tonos originales. La gastronomía también ha sido cuidadosamente pensada; productos de la zona de primera calidad, platos típicos peruanos, pero livianos y siempre acompañados de una carta de vinos Premium.

LAS EXPLORACIONES; LOS TESOROS DEL VALLE

 Las expediciones son más de 20 y se aconseja ir de menos a más, porque la altura que va desde los 2800 a los 4500 m.s.m.n,  juega un papel importante a la hora de aventurarse en él, existen exploraciones de medio o un día y se desarrollan en tres niveles de diferenciación geográfica: valle, meseta y cumbres. Estas se pueden hacer en van, bicicleta o a pie y en grupos de no más de ocho personas. Una de las claves de estas verdaderas aventuras por el valle incaico son los guías, conocedores de la zona como nadie, son los que  junto al invitado diseñan cada día las expediciones acorde a sus intereses y capacidades.

Al Respecto Rodolfo Vega, Market manager de Explora Sudamérica & Chile agrega: “Todos nuestros guías estudian en una escuela de Guías temas relacionados con geografía, historia, biología, turismo aventura, entrenamiento, y se profundizan diferentes disciplinas necesarias para que las exploraciones sean una experiencia única”.

EN BUSCA DE LA MAGIA…

Todo comienza en el lobby del hotel, aquí su guía le ofrecerá una serie de exploraciones, que contemplan todos los atractivos que el Valle puede ofrecer hay tantas exploraciones como atractivos del valle,  aquí destacamos algunas de ellas; La Cuesta del Sapo se puede hacer en bicicleta y  ofrece  vistas a las montañas y el Rio Urubamba, para luego descender por maizales y huertos. Para los que buscan exigirse más, la exploración Inca Tracks, dura una jornada completa y comienza con una caminata de 6 km, con impresionantes vistas hacia el Cusco y el Valle, pasa  por plantaciones y sitios de pastoreo, en la tarde se desciende en bicicleta entre comunidades quechua y sembradíos. La Verónica, un nevado de casi 6000 mt. de altitud es otro imperdible, una caminata en un área de conservación privada, donde se encuentran bosques de altura y aves en peligro de extinción, dependiendo de la temporada, en época seca, de abril a octubre, se puede apreciar el nevado y sus cerros colindantes y en la temporada lluviosa, de noviembre a marzo, una capa de vegetación que lo sorprenderá. El circuito Cinco Lagunas es una exploración que comienza con  una caminata a 4000 m.s.n.m, en una comunidad aislada en las alturas de Los Andes, Para luego ascender y disfrutar de de las vistas del  el imponente nevado Sawasiray y los otros picos de la región. Luego el descenso es por una quebrada donde abundan llamas y alpacas, pasando por varias lagunas que se transforman en espejos de del gran nevado y teñida con los tonos amarillos de las montañas. Chinchero, una caminata que cruza comunidades rurales, terrazas de cultivo y vistas a pampas agrícolas,  hasta llegar a Chinchero, una zona de monumentos, declarado patrimonio histórico del Perú, con su Palacio Inca y su mercado es una perfecta fusión de  elementos incas y coloniales.

Si lo que busca es historia El Valle de la Papa, una de las zonas más fértiles del lugar, es un viaje al pasado de esta zona, comienza  en dirección a la laguna de Quinsacocha, acompañado del paisaje típico de la  puna cusqueña. En el descenso se atraviesa el Valle de la Papa, para luego llegar a la comunidad Quechua de Chahuaytire, un lugar con una antigua tradición textil donde podrán aprender sobre los teñidos naturales y la técnica del tejido de cintura, terminando con la visita a Pisac, un centro arqueológico de terrazas superpuestas,  baños ceremoniales y el más grande y antiguo cementerio inca. Además de  templos, tallados en granito rosa con  altares ceremoniales, pozos de agua, y el templo del sol. Todo rodeado de terrazas agrícolas.

LOS IMPERDIBLES DEL VALLE (cada uno de estos debe ir con foto e idealmente en un recuadro con el texto)

Moray; Acá encontrarán vestigios arqueológicos que dan cuenta de la cultura agrícola inca, son terrazas de cultivo, que forman círculos perfectamente concéntricos que fueron un laboratorio experimental agrícola, que se utilizaba para el cultivo de la coca y maíz. Esta expedición también incluye el paso por el pueblo de Maras, un pintoresco poblado ubicado a 3000 m.s.n.m. que aún cuenta con su iglesia de adobe construida en 1650 y restaurada en el siglo pasado. (foto moray)

Las Salineras de  Maras: Luego de visitar el pueblo Maras, el sitio arqueológico de las salineras cuenta con 4500 pozos de de sal, cuyos dueños son los pobladores, esta agua salada vendría de la profundidad de una colina que en su interior tendría grandes boques de sal y un manantial de agua que va lavando los bloques originando estos pozos. (foto salineras)

Las ruinas de Ollantaytambo: Pura historia viva es este pueblo, el único aún habitado del incanato del Perú, que junto a sus ruinas es uno de los complejos arquitectónicos más importantes de los Incas, es el ejemplo de su planificación urbana  con sus calles de piedra y angostos canales, cuenta con un centro ceremonial, una casa real y terrazas agrícolas, desde acá el Manco Inca Yupanqui resistió el embate de las huestes españolas que estaban en el cusco.

Los Senderos de Pisac: Esta exploración de un día comienza con caminatas entre las plantaciones de papas, pasando, por pampas de pastoreo, para luego descender desde las montañas hasta los vestigios de Pisac. El camino por una ruta alternativa, permite acceder a la parte trasera de los vestigios, desde donde podremos contemplar un panorama único.

Después de cada uno de estos recorridos, el hotel se transforma en un verdadero refugio para los exploradores, el concepto de descanso de lujo se vive en cada una de las instalaciones de Explora Valle Sagrado. Rodolfo Vega, Market manager de Explora Sudamérica & Chile agrega “lo que más impresiona a nuestros viajeros es la experiencia única que entregamos, manteniendo el confort y comodidad máximos, dando las mejores herramientas para una conexión única con el entorno, que se palpa tanto en nuestras instalaciones como el Spa con vistas al Valle, como en el  rescate de  productos locales, en nuestra gastronomía.”

Las opciones son infinitas, el Valle es una invitación a conocer y “vivir” la cultura incaica, con sus monumentos arqueológicos, sus ciudades sagradas, sus pueblos mágicos y su gente que sigue ahí, cosechando las fértiles tierras del que fuera el mayor abastecedor del imperio precolombino.

Tal vez el testimonio de la viajera estadounidense Mary Glenn;  grafique de mejor forma esta experiencia; “El diseño de cada uno de los recorridos que proponen es un arte fuera de lo común y único en su estilo, la sensación de transitar por caminos locales entre paisajes donde la inmensidad de las praderas se pierde en las montañas y las montañas parecen alcanzar el cielo, le da sentido a dejar de lado lo tradicional y aventurarse con los secretos de Valle Sagrado. Esa experiencia es sin lugar a dudas una invitación para volver, para seguir descubriendo, para ir por más.”

Categorías: Tiempo libre