UCI Oncológica: Comprometidos con el cuerpo y las emociones

UCI Oncológica: Comprometidos con el cuerpo y las emociones

PERSPECTIVA

 

Única en Chile, atiende preferentemente a pacientes oncológicos que con pronósticos bastante complejos han logrado años de sobrevida en buenas condiciones.

A diferencia de otras unidades de cuidados intensivos, que ven con “un poquito de temor” el ingreso de pacientes con cáncer, en el Instituto Oncológico de la Fundación Arturo López Pérez (FALP) existe la primera y única Unidad de Cuidados Intensivos Oncológica en el país, la que se diferencia de las otras unidades, porque “nosotros primariamente atendemos pacientes con cáncer”, afirma el Dr. Cristián Pérez, jefe de la Unidad.

Como sabemos el Instituto Oncológico de la FALP es el principal centro de cáncer de Chile y uno de los más importantes en Sudamérica. Utiliza la más avanzada tecnología, para tratamientos precisos, seguros, de alto impacto terapéutico y con mejor calidad de vida. Define un tratamiento personalizado a cada paciente, en consideración a sus aspectos biológicos, sicológicos y sociales.

Facilidad

El Dr. Pérez reconoce que por lo general “cuando se hace la evaluación global del paciente para definir su pronóstico y el alcance de las medidas se tiene que considerar siempre la patología de base. Cuando esa patología no es del todo comprendida, como puede suceder en unidades no especializadas, simplemente la palabra cáncer ya causa una limitación, no se va más allá”.

Sin embargo, en la UCI oncológica “tenemos la facilidad de decir es un cáncer con este pronóstico, con este tratamiento. Con una base un poco más especializada y más específica que nos brinda a nosotros un panorama más claro hacia dónde movernos”. Por otro lado, “el hecho de tener pacientes oncológicos nos hace conocer un poquito más los desarrollos de ciertas patologías, las complicaciones propias de algunas quimioterapias y aplicarlas en pos de la visión de lo que le está sucediendo al paciente. En ese sentido esa sería un poco la ventaja”, asegura el intensivista de la Universidad Católica.

El paciente oncológico es “un paciente particular, que tiene sus condiciones propias, un pronóstico propio, al que se le consideraba como una enfermedad terminal y muchas veces se limitaba su acceso a las unidades críticas. Todavía suele pasar en ciertos sectores, donde hay demasiado flujo de pacientes y uno tiene que escoger por limitante de camas”, advierte el Dr. Pérez. Dilema que no ocurre en la FALP donde “todos los pacientes tienen una patología oncológica, entonces nosotros no hacemos esa diferenciación por la enfermedad. Hay que considerar que el avance tecnológico ha hecho que las enfermedades oncológicas tengan una segunda mirada. Hay algunas enfermedades que terminan siendo consideradas crónicas”, agrega.

Dr. Cristián Pérez, jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos Oncológica FALP

Mejoría

Hay casos en que “cabe preguntarse si esa persona necesitaba un tratamiento en una UCI. Hemos tenido muchas sorpresas positivas con pacientes que después de haber tenido patologías muy graves con pronósticos bastante complejos terminaron en buenas condiciones y ya llevan dos años de sobrevida. Esos pacientes son una alegría para nosotros, porque consideramos que lo que se hizo fue correcto”, señala el especialista.

Según el Dr. Pérez, hay “ciertas patologías que han cambiado muchísimo. El mieloma, por ejemplo, antes se consideraba de muy mal pronóstico, y ahora con nuevos fármacos se ha logrado inclusive sobrevida más allá de los 10 años. Algunas enfermedades hematológicas lo mismo. Tenemos, además, muchos procedimientos y una calidad de cirujanos muy buena, que hacen cirugías que yo creo difícilmente se hacen en otros centros”.

A la UCI Oncológica llegan básicamente tres tipos de pacientes. Los post quirúrgicos, de cirugías amplias, de cirugías de citorreducción, de diez o doce horas. Pasan a la UCI por la probabilidad de complicaciones o pacientes que durante el proceso quirúrgico han tenido alguna complicación. Hay un segundo grupo, que son los hematooncológicos, inmunosuprimidos que han cursado ya sea una mucositis, están cursando un síndrome febril en neutropenia o que han tenido varios ciclos de quimioterapia y presentaron alguna complicación durante ellos. Y el tercer grupo son aquellos con patologías agudas en pacientes con cáncer de base, llámese neumonía, complicaciones digestivas, infecciones que tienen o no que ver con su patología de base. “En general, manejamos pacientes con complicaciones sépticas y respiratorias”, subraya el Dr. Pérez.

La UCI oncológica actual cuenta con nueve camas y “estamos prontos a inaugurar el nuevo edificio que sumará 16 camas, seis de intensivos propiamente y diez de intermedio. Con eso vamos a tratar de satisfacer la demanda y evitar que quede gente fuera”, comenta.

Apoyo              

La Unidad cuenta con un grupo de apoyo de psicología, psiquiatría, arteterapia, terapias de diferentes tipos “en la cuales tratamos de que el confort del paciente sea el máximo posible. Tratamos de poner un factor diferenciador con el resto de unidades”. El nuevo diseño solicitado para la torre, para las nuevas unidades, “va a poner mucho énfasis en la comodidad, en la disponibilidad de música, de imágenes donde idealmente vamos a tratar de que haya una interacción mucho mayor, por ejemplo, por la restricción de las visitas por el tema oncológico, haremos que los familiares, los compañeros de trabajo, los amigos, les puedan enviar a lo mejor videos, para que el paciente los vea por televisión las veces que quiera”, cuenta el Dr. Pérez.

El grupo de apoyo está muy comprometido en observar la parte emocional del paciente. “Hemos tenido varios pacientes con los cuales hemos logrado una conexión muy importante. Una persona con una enfermedad grave tiene un compromiso emocional importante, el mundo se le viene abajo. Pasa por muchas etapas, de enojo, de negación, de rabia. Tuvimos un muchacho joven, que era DJ, entonces le permitimos que trajera sus equipos de música, compartía música, traía sus instrumentos para afinarlos. Le permitíamos ese contacto, porque nuestro grupo está muy comprometido no solo con la parte médica, sino también con la salud mental”, afirma el jefe de la Unidad.

 

 

 

Categorías: Perspectiva, Reportajes